Alimentación

Esto es lo que sucede en tu cuerpo cuando se combina zinc y vitamina c

Es común que veamos en los medios y blogs de nutrición los beneficios que pueden dar ciertos nutrientes a nuestro cuerpo.

De hecho, durante las últimas semanas ha crecido el interés hacia la Vitamina C por sus propiedades antioxidantes y su contribución a la mejora de las defensas naturales.

Lo que pocos saben es que algunos nutrientes dependen de otros para mostrar su máximo potencial.

En el mundo médico esto se conoce como efecto sinérgico. ​​​​​​​

Un caso puntual es precisamente la Vitamina C combinada con Zinc.

Por separado desempeñan funciones claras (y muy útiles). Pero juntos su efecto es duplo y realmente fascinante.

EL ZINC Y SU PAPEL EN LA NEUROTRANSMISIÓN 

El Zinc es un poderoso cofactor en los procesos de neurotransmisión del cuerpo.

Es decir, en la liberación de importantes neurotransmisores, entre los que se cuenta la serotonina, la “hormona de la felicidad”.

De hecho, se cree que la suplementación con Zinc podría servir como coadyuvante para el tratamiento de la depresión, junto al consumo de otros elementos como el magnesio y el triptófano.

No estaría de más entonces asegurarnos, por lo menos, de consumir alimentos ricos en este nutriente, como la carne y el chocolate negro.

Más allá de sus papel en la neurotransmisión, se sabe que el consumo de Zinc mejora la función neurológica, sobretodo la memoria.

LA VITAMINA C, PODEROSO ANTIOXIDANTE

Con respecto a la Vitamina C, esta cumple un importante papel en los procesos de oxidación de cuerpo. El cuerpo produce radicales libres en sus procesos metabólicos, lo que es normal (hasta cierto punto).

Pero los radicales libres son dañinos, y nuestro cuerpo no siempre cuenta con los recursos suficiente para expulsar o neutralizarlos. Esto aumenta el riesgo de un sinfín de enfermedades y contribuye al envejecimiento prematuro.

De allí que los antioxidantes como la Vitamina C y la curcumina hayan llamado la atención de la comunidad científica. Y mucho más, ahora que se ha comprobado que la contaminación y los alimentos procesados son factores de riesgo en la aparición de estos radicales.

EFECTO DUPLO: VITAMINA C Y ZINC PARA NUESTRO SISTEMA INMUNE

Tanto el Zinc como la Vitamina C tienen beneficios individuales en el sistema inmune.

Del lado del Zinc, es un modulador de la respuesta inflamatoria, “favoreciendo la producción de citocinas, el desarrollo de linfocitos B y la producción de anticuerpos (Román Casas, M. Et al. 2016)”.

La Vitamina C, por su parte, estimula la producción de células combativas innatas, conocidas como células asesinas.

A diferencia de los anticuerpos, este tipo de células están siempre en nuestro cuerpo y no necesitan de un estímulo infeccioso para producirse. En ambos casos, la enfermedad o infección se alcanza a manifestar en nuestro cuerpo.

¿VITAMINA C Y ZINC COMBINADOS?

Ayudan a prevenir la aparición de las infecciones, así como la duración y severidad de los síntomas.

También reducen la severidad de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

Juntos, la vitamina C y el zinc estimulan las conexiones neuronales y dan soporte antioxidante al cerebro (le ayudan a neutralizar los radicales libres).

Y aún más: favorecen la desintoxicación. Es decir, la expulsión definitiva de estos radicales fuera del cuerpo.

Sin duda, el beneficio mutuo de ambos elementos es una razón más que suficiente para buscar suplementos que nos brinden el balance perfecto de estos nutrientes en nuestro organismo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *